sábado, 21 de junio de 2014




NIEBLAS


Esta niebla que de la tierra húmeda se eleva, produciendo en nuestros ojos figuradas formas fantasmales, penetrando dentro de nuestro calido cuerpo , haciendo que sintamos este frío  oculto, provocando en algún momento cierto temblor  de ansiedad, dejando un suave y simple rocío sobre  nuestra vestimenta
 no solo están  las matinales  que con los rayos del sol desaparecen , no tienen ninguna importancia son cosas de la naturaleza, también están las nocturnas, , las que siempre nos dan un cierto temor , por  ser en la oscuridad cuantas mas formas espectrales vemos,  cuando apresuramos nuestro paso , para procurar dejarla lo mas rápido y atrás posible, buscando el calor que ellas nos niegan
También existe otro tipo de niebla mucho mas peligrosa que ningún rayo de sol logra disiparlas , estas nieblas son las de la mente, en sus diferentes formas o nombres , cada uno dentro de su idiosincrasia, tiene  un parte fundamental en el comportamiento humano, pese a los múltiples  medicamentos , a los estudios que continuamente se realizan, no encuentra una solución definitiva, algunos dicen que es una cuestión mental ,otros que son manías, pero lo que si son , es que son ofuscaciones de nuestro pensamiento, que a diferencia de la niebla normal que con el sol desaparece, estas están tan arraigadas que no existe astro rey para iluminarlas ni borrarlas
También existen las del corazón, pero estas muchas veces descansan en amores truncados , en desgracias ocurridas, o en situaciones amorosas no definidas son mucho mas fáciles de sanar, ya que el tiempo como gran doctor  puede llegar a curarlas u otro amor puede dar solución a estos, sobresaltos del corazón
Por lo cual procuremos que nuestra niebla solo sea la que vemos muchos días, las que van desapareciendo mientras el día va amaneciendo
Y de las otras deseemos que nunca nos sean instaladas en ninguna de nuestras partes más queridas,  la mente y el corazón

Magi Balsells
Derechos Reservados


1 comentario:

FG dijo...

Hay nieblas y tinieblas, las unas pueden resultar incluso bellas porque la naturaleza nos regala instantes así, donde a pesar de mermar nuestra visión también nos ofrece otro punto de vista a lo que tenemos ante nuestros ojos, pero hay tinieblas (que esas son las que yo otorgo al corazón) que tan sólo se disipan desde nuestro interior y debemos saber cómo y en qué forma hacer que cada vez sean menos densas para poder continuar adelante.

Siempre un placer leerte mi querido amigo Magi.

Besos!